¿Sabías que un cambio de colchón puede ayudar mucho si sufres dolores de espalda?

 

Tal y como apuntan desde la Asociación Española de la Cama, muchos de los dolores de espalda pueden mejorar solo con un cambio del colchón. Aún así, son los médicos los que tienen la última palabra y los que te aconsejarán y guiarán en el tema.

Lo que está claro, es que pasamos una tercera parte de nuestra vida durmiendo, por lo que hay que prestar especial atención a esta actividad. Además de dolores de espalda, pueden aparecer molestias lumbares o sensación de cansancio permanente, lo que podemos identificar como una señal de que nuestro colchón no esta cumpliendo con su función.  Generalmente, el paso del tiempo suele ser el problema, pero deberías corroborar -cuando esto te suceda- que la tecnología que has elegido es la más adecuada para ti. Recuerda que a la hora de dormir las mejores posturas para combatir el dolor de espalda son las que permiten apoyar por completo la columna, pero este dato es irrelevante si la edad de tu colchón supera los ocho años de vida.

  • Hay tres aspectos fundamentales a los que debes prestar atención a la hora de elegir un colchón: Firmeza, adaptabilidad e higiene
  • De la firmeza depende directamente la posición correcta de columna vertebral. No tengas reparos en probar antes tu futuro colchón para asegurarte de que la firmeza es la óptima para tus necesidades.
  • La adaptabilidad es importante, permite que nos sintamos cómodos en nuestra cama, esta propiedad la aportan las diferentes capas de confort que llevan los colchones.

La higiene en el descanso es un factor clave para evitar molestas alergias que hacen que la calidad del sueño empeore. En Pikolin han desarrollado la Triple Barrera, una barrera higiénica permanente que protege de Ácaros, bacterias y hongos.

 

Abrir chat