Dormir bien te aporta muchos beneficios: aumenta tu resistencia física, mejora tu atención, contribuye al cuidado de tu piel… Además, no solo resulta beneficioso, sino también necesario. Un descanso adecuado es esencial para poder hacer frente al día a día de la mejor manera posible. Pero, ¿sabías que la postura que eliges a la hora de dormir es uno de los factores que determinan si ese descanso es correcto? Os invitamos a descubrir las mejores posturas para dormir.

Dormir boca arriba

→ Lo mejor…

En esta posición, tu columna se encuentra recta. Al no forzar la espalda, previenes los posibles dolores que ocasionan otras posturas. Lo mismo ocurre con la zona del cuello, que no sufre molestias. ¡Y también aporta beneficios estéticos! ¿La razón? Como el rostro no se encuentra en contacto con la almohada, es menos frecuente que aparezcan arrugas en la piel. Además, durmiendo así reduces la aparición de acné.

→ Lo peor…

No obstante, no todo son ventajas: si eres de esas personas que no pueden evitar roncar, tienes que saber que esta manera de dormir favorece estos ruidos. También es más común que se interrumpa nuestra respiración (apnea de sueño).

Dormir de lado

→ Lo mejor…

Dormir de costado (llamado técnicamente “decúbito lateral”) también tiene sus ventajas; lo recomendable es hacerlo del lado izquierdo. Se dice que en esta postura nuestro organismo puede eliminar los deshechos del sistema nervioso; es decir, aquellos residuos innecesarios del cerebro y la médula espinal. Según señalan los investigadores, también es una posición idónea para disminuir el riesgo de padecer Alzheimer. En caso de acidez estomacal, resulta una postura muy conveniente.

→ Lo peor…

Si bien esta posición es ideal incluso para embarazadas, hay que tener en cuenta que puede provocar dolores musculares. Para evitar que esto ocurra, trata de no presionar las extremidades con la cabeza (¡cuidado con dormir con un brazo bajo la almohada!) Desafortunadamente, esta posición también trae consigo una mayor posibilidad de aparición de arrugas en el rostro.

Y ahora que ya conoces un poco los pros y contras de las mejores posturas, no olvides que tu colchón también influye en el descanso. Déjate asesorar por expertos.

Abrir chat