¿La mejor garantía de descanso? ¡Estores y Pikolin! Garantizamos un sueño reparador. Ven, descubre nuestras propuestas y toma nota de estas verdades y mitos sobre el buen descanso.

5 verdades sobre el buen descanso

  • La buena alimentación influye de manera positiva en tu descanso. Una dieta saludable regula tu cuerpo y favorece las digestiones ligeras. Esto influye de manera directa en la calidad de tus horas de descanso.
  • La temperatura de la habitación influye en el sueño. Es importante mantener la temperatura del lugar en el que se encuentra tu equipo de descanso, evitando el calor extremo en verano, y las temperaturas muy frescas en invierno.
  • El deporte ayuda a que duermas mejor. Tener el cuerpo activo y hacer actividad física siempre va a ayudar a que a la hora de irte a dormir puedas conciliar mejor el sueño debido al rendimiento que has tenido a lo largo del día.
  • Si no tienes sueño, no te metas en la cama. Es importante entender que no por estar más tiempo en la cama dando vueltas esperando a quedarte dormido va a favorecer el que lo consigas. Si consideras que no te vas a quedar dormido, levántate y cambia de ambiente.
  • El equipo de descanso es el factor clave. Elegir un buen equipo de descanso (link a colchones), adecuado a tus necesidades y a tus gustos, es importante e influye directamente en la calidad de tu sueño. Ten en cuenta la importancia de saber qué tipo de colchón es mejor.

5 mitos sobre el descanso

  • Los 5 minutos de más no aumentan el descanso. Los expertos recomiendan levantarse cuando el despertador suene por primera vez. Esos minutos de más son sueño ligero que no “suma”.
  • Dicen que el consumo de alcohol ayuda a dormir mejor. Esta es una de las afirmaciones que más habrás oído, y no es cierta. Muchos expertos hablan de la dificultad para conseguir conciliar sueño profundo cuando consumes bebidas alcohólicas. Es decir, esto afecta negativamente a la calidad del sueño.
  • La tele en la habitación me ayuda a dormir. Es otra de las grandes frases erráticas. La televisión en el cuarto, además de desvelarnos, hace que tengamos estímulos que nos pueden causar insomnio o estrés antes de dormir.
  • Estar en la cama descansando con los ojos cerrados es casi lo mismo que dormir. Esto no cuenta como horas de sueño.
  • Dormir poco a veces es mejor que dormir mucho. Lo recomendable es dormir 7-8 horas diarias, por tanto, todas aquellas afirmaciones que indican “con 5 horas es suficiente” no se ajustan del todo a la realidad.

Puedes leer el artículo completo en Pikolin.

Abrir chat