De las almohadas se pueden decir muchas cosas. Como, por ejemplo, que su utilización inadecuada puede originar problemas como contracturas musculares y tensiones cervicales. Es sin duda, el elemento más esencial del equipo de descanso; para muchos es tan personal que viajan con ella en las vacaciones o cuando tienen que dormir fuera de casa. Una costumbre que tienen muchos deportistas de élite, como confirman fuentes de la Asociación Española de la Cama (ASOCAMA), y muchas “personas de a pie”, ya que una almohada inadecuada “y la consiguiente postura incorrecta de las cervicales puede hacer que un gran colchón no le beneficie al sueño”.

TIPOS DE ALMOHADA

Igual que sucede con los colchones, la almohada ideal existe, pero es aquella que se adapta a nuestra forma de dormir. Por eso es importante conocer bien lo que te ofrece actualmente el mercado, que cuenta con modelos suficientes para que encuentres fácilmente la que mejor se adapta a tus necesidades y forma de dormir. Lo que debes considerar en primer lugar es la posición en la que duermes de manera habitual. Y es que una persona que duerme de lado no requiere lo mismo que prefiere hacerlo boca arriba. En el primer caso, la almohada debería será más alta por la mayor distancia que hay entre la cabeza y el colchón, todo lo contrario a lo que sucede durmiendo boca arriba, ya que esta distancia se reduce al mínimo.

Te contamos un poco más sobre los diferentes tipos de almohada:

  • Dormir de lado es la postura más común que podemos encontrar. Para estos casos, en Pikolin contamos con almohadas de fibra, de látex y Viscofoam, perfectas para los que adoran la posición fetal para dormir.
  • Si duermes boca arriba: esta es la segunda postura más extendida para descansar. Las almohadas para estos durmientes se fabrican con diferentes tipos de fibras, y firmeza media y media-alta para favorecer la posición óptima.
  • Para dormir boca abajo: no es una postura recomendada ya que genera tensiones en la zona cervical. Un 7% de la población descansa así. Para esta postura lo ideal es una almohada muy blanda y muy fina como esta almohada de fibra hueca.
  • ¿Y si no te identificas con ninguna de estas posturas? Puede que seas una de esas personas que nunca encuentra la posición ideal. Para estos casos te recomendamos estas almohadas, que se caracterizan por tener una firmeza media y media-baja, favoreciendo un sano descanso a pesar de los movimientos.

En definitiva, tal y como dicen desde ASOCAMA,  “la almohada correcta es aquella que mejor mantiene la posición natural de la columna“, recuerdan desde ASOCAMA. Además de tener en cuenta la posición durante el sueño, puedes tener presentes otros detalles como la temperatura: intenta comprar una almohada que no de mucho calor y que tenga algún tipo de tratamiento antiácaros, un punto muy importante para las personas alérgicas.

 

Actualmente puedes encontrar multitud de almohadas en el mercado, cada una con unos materiales y tecnologías destinados a que cada persona duerma con su almohada ideal. En Estores puedes encontrar almohadas para cada postura y con prestaciones adicionales pensadas para mejorar tu descanso, como las fibras antialérgicas o los materiales viscoelásticos de última generación.

Fuente: pikolin.com

Abrir chat